Translate

martes, 26 de noviembre de 2013

¿De quién rayos me embaracé?


Cuando vi el programa de h&h. Con quién !$#/^&$^*)^#! me casé, 
Pensé que habían leído mi mente.


Lo cierto es que los que hombres que describen ahí sí existen, algunos están sueltos causando daño cuando deberían estar en prisión.



En 2003 me enamoré perdidamente de un hombre que decía ser soltero, hijo de diplomáticos, Ingeniero industrial, estar costeando sus estudios de maestría con sus ahorros, decía haber trabajado en una importante empresa, además decía que soñaba con tener hijos pues le encantaban y no tenía aún, por supuesto hasta habló de casarnos. Era extranjero al igual que yo, nos conocimos en una oficina migratoria en Centroamérica en el país donde ambos estábamos estudiando.

Yo estuve de la nariz. No puedo negar que era un hombre atractivo, con mucho sex appeal, simpático, gracioso y un tanto celoso pero me parecía lindo. Nuestra relación fue muy rápida, una vez que logró convencerme de salir con él después de insistir por 6 meses, me sedujo completamente, yo creía ciegamente todo lo que él me decía, no quería que nada estropeara mi relación y había una gran química sexual, él me enloquecía. Él era (en teoría) todo lo que cualquier mujer desearía y lo "mejor" que me había encontrado al menos hasta 2003.


La noche que quedé en cinta "casualmente", me dijo que debía regresar de improviso o a los Estados Unidos. Fue un shock a las dos semanas me enteré que esperaba un bebé suyo.

Me costó semanas localizarlo, cuando por fin lo encontré me dijo que iba a ir a la guerra civil a pelear por su país natal y que si sobrevivía hablaríamos de nuestro futuro.

Casi me vuelvo loca, todo el mundo me decía que él jamás aparecería pero si lo hizo. Todo el mundo me decía que él era un mentiroso pero yo lo defendía con la vida. El me contaba historias un tanto descabelladas sobre que se había ido a pescar cangrejos en Alaska etc. Cada día que pasaba más dudas tenía sobre él.

Espere 5 largos meses para que me pidiera mudarme con él a U.S, yo no lo conocía tanto como hubiese querido, nuestro noviazgo había sido muy corto, así que no sabía si esa relación funcionaría, además, debía ir a comprobar quién era él, porque aún dentro de toda la fantasía inicial, habían cosas de él que yo misma me cuestionaba.

Obviamente al llegar allá empecé a descubrir todas sus mentiras, todo tipo de evidencias sobre él.


Resultó que era casado, estaba en proceso de divorcio, estaba pagando pensiones de alimento a su mujer y sus dos primeros hijos, a quienes había abandonado y mucho más…

Él había viajado a Centroamérica para esconderse de la ley, era un agresor violento condenado en el pasado.

Mientras me seducía a mí en Panamá, una señora de 53 años de apellido Rodríguez se encargaba de pagar sus deudas en U.S. y de mantenerlo. Era un vulgar gigoló.
Encontré cientos de fotos de él con 21 mujeres distintas en una caja, todo un coleccionista de mujeres, también halle las fotos de una boda sin novios, las de sus hijos, videos, cartas, documentos legales, recibos, demandas y testimonios de todo tipo.

Estuvo con mujeres de varias nacionalidades (venezolana, nicaragüense, peruana, brasileña, peruana, colombiana, norteamericana, mexicana...Llegue a conocer 5 de ellas en Panamá y otras 4 en U.S. Sin contar la chica de Bélgica con la que estaba "comprometido para casarse" según decían sus cartas.
También conocí a 3 americanas y a sus amigos africanos con los que tuvo sus orgías. Le gritaban al verlo. "We miss you...."   No sólo era promiscuo sino que llegó a pedirme que le permitiera tener sexo con otras delante de mí o hacer  tríos. Era un enfermo, la decepción me rompió el corazón.

Lo más grave para mí fue descubrir que usaba una tarjeta de débito con otro nombre, tenía pasaportes con hojas arrancadasnunca pude ver su cédula, porque la escondía,  ni comprobar su nacionalidad, ni su número de seguro social, o su edad

Aunque puedo garantizarles que su nombre es Jean Sebastien Souriac y es buscado hoy en Haití por estafador, y pueden conseguir esa información en Google.
También pude comprobar que no tuvo jamás un título universitario.

Él es un depredador que le ha causado dolor a muchas mujeres que tuvieron la mala suerte de conseguirlo en el camino, él se apodaba a sí mismo El Diablo. Pero le aterra que la gente sepa quién es, así que si nos sigue molestando tendré que exponer su nombre.

Él es como un cangrejo ermitaño se muda de concha cada vez que encuentra un interés económico mayor, nunca hará algo por alguien sin esperar un beneficio a cambio. Hablaba de sus mujeres y lo que les logró sacar como si fuesen trofeos o cabezas colgadas en una pared.

Como evidencia podría citar las esposas que he conseguido por Google pero por respeto a ellas y a sus 5 hijos no lo haré.


Los hombres son cazadores por naturaleza nunca debes olvidarlo.

Cuando me cazó a mí, lo hizo por qué le interesaba el negocio de mi familia y cuando éste fracasó, el perdió todo interés, me convertí en una carga y al saberse descubierto, sintió pánico, creyó que yo podía meterle más pensiones, me vio como su peor amenaza y decidió deshacerse de mí. Además siempre supo dónde quería que naciera ese bebé, o si no, su plan no funcionaría.

Lo más irónico es que yo no pensaba hacerle daño, aún así él me tendió una trampa, me llevó a la frontera mexicana y me abandonó en Ciudad Juárez con 8 meses y medio de embarazo de alto riesgo. Casi morimos, tuve que viajar 4 días sin dinero hasta lograr llegar a Centroamérica, por supuesto se desentendió de nosotras. (para más detalles sobre esa experiencia busca la Entrada Embarazada y Abandonada)

Un día me envió un correo diciéndome que él sabía que a ella no le faltaría nada a mi lado, que él tenía cosas más importantes que hacer y que me deseaba suerte.


Si eso te sonó increíble, te sonará aún más insólito que luego de 4 años apareció, pidiendo “derechos” sobre mi hija. Se apareció en la puerta de mi casa exigiendo derechos de marido. Necesitaba la nacionalidad para esconderse en éste país y evadir la justicia.

El siguió insistiendo, amenazando, inclusive me demandó legalmente con la intención de quitármela pero su plan falló. Pues yo me casé con un hombre maravilloso y este la había reconoció. Ya había perdido todos los derechos.

6 Años después me enteré por Internet que lo está buscando la policía de su país natal, por estafa, debe más de un millón de dólares, deuda que crece semana tras semana, mientras se esconde en USA, Salt Lake City y se hace pasar por un simpático mormón, debe estar cazando a su próxima víctima, según me escribió su última ex esposa.

El nunca nos ha dejado en paz,  hace más de un año, mi actual esposo, el hombre decente que nos ama y protege, recibió una llamada de ese sujeto. Él le dijo que quería venir a ver a la niña, porque era muy “doloroso” no saber de ella, suplicó que lo dejara venir y salir con su hija, pidió clemencia y una oportunidad. Pero mi esposo lo mandó por un caño.

Jamás dejaremos que él se acerque a ella porque estamos conscientes de que lo que desea es RECLAMAR la paternidad y así obtener la nacionalidad en un país que él cree que no tiene extradición. Es lo que ha intentado por años pero no ha tenido suerte.

Nunca olvidaré cuando me dijo que "cada paso que él daba era parte de un plan, y que sabía que debía casarse con una nativa de éste país, o tener un hijo nacido aquí para obtener ese la nacionalidad." O sea todo fue parte de su plan.

Nuestro deber como padres ahora es protegerla de ese sujeto, y esperamos que ella cuando sea adulta no desee saber nada de él, porque no se lo merece, ella ya sufrió mucho los primeros años de vida por su abandono y no queremos que sienta ningún nexo con él o que él saque provecho de ella.

Su padre es mi esposo, el hombre quien la respeta, la cría, la protege, la acompaña en la salud y enfermedad, la alimenta, estudia, juega con ella y le da amor.

Nunca enseñaré a mi hija a amar y respetar a quien no la respetó ni amo. Mi hija no caerá en las manos de un agresor y vividor como él cuando sea una mujer. Yo rectifiqué y me he encargado de darle un buen ejemplo. Aquí muere esa historia, ella con el favor de Dios no cometerá mis errores.

En el presente, Jean Sebastien Souriac me sigue acosando, puede ser porque ahora soy abogada y necesita de mi ayuda o por quién sabe qué rayos...

Pero ahora, me dirijo a ti, que me lees, puedes haberte equivocado en tu elección al enamorarte de un mal hombre, pero no tienes que hacer que tus hijos sigan tu ejemplo.

Sigue adelante haz a tu bebé feliz, sé madre y padre hasta tanto puedas conseguir para ambos alguien que los ame y respete como debe ser. Y si no, mejor solos que mal acompañados.

Deleinma Troska Rosmo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme tu comentario o apreciación. Recuerda que por la naturaleza de los hechos narrados se usan nombres ficticios. Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia. Deleinma ;)