Translate

martes, 14 de enero de 2014

Embarazada y abandonada en la frontera - Una historia de supervivencia.

Que tu pareja te abandone estando embarazada es cruel. 
Que lo haga en una de las fronteras más peligrosas del mundo debería ser un crimen.


LOS RIESGOS:

Esa pregunta me la han hecho durante años, ¿por qué me arriegué a viajar?

En vista de que él no tenía intensión de casarse, ni de hacerse responsable del parto y mi premiso de permanencia en los Estados Unidos estaba apunto de vencer, tenía que tomar la decisión de quedarme como ilegal (lo que implicaba quedar atrapada en ese país sin poder salir a ver a mi otro hijo) o quedarme y atacarlo legalmente.

Después de haber sufrido 9 infernales años en los juzgados venezolanos peleando por la custodia de mi hijo mayor y tenido que ceder su custodia al final, no estaba dispuesta a pasar por lo mismo dos veces. No eran opciones para mi, ni quedarme ilegal, ni demandar al padre de mi hija.

Debo obviar montones de detalles porque si no el relato sería eterno, no obstante, debes saber que desde los oficiales migratorios en Idaho, los medicos que me atendían, vecinas, amigas, y hasta el cura de la parroquía me sugirió demandarlo apenas naciera la bebé. Todo el mundo pensaba que él era una rata.

Para mí la única opción viable, era viajar a la frontera mas cercana a Idaho Falls, para renovar mi permiso (entrar y salir de US) lo que se supondría era sencillo ya que él era estadounidense (haitiano - americano) y solo tenía que decir que yo era su pareja, para que me permitieran la entrada.

EL ENGAÑO:

Mi "pareja" decidió a medio camino de rumbo, en vez de viajar a la frontera canadiense a 6 horas de casa, me pidió que fueramos a buscar primero a unos amigos (armados) en Utah, pues la carretera a Canadá tenía fama de estar plagada de racistas y ya habían atacado a gente de color en la zona bla bla bla... Era una excusa para llevarme lejos de Idaho pero no lo entendí.

Lo mas importante para mí era que él me acompañara, ya que era mas seguro si daba la cara por mi, que me permitieran el reingreso como turista, aunque se notaba a kilometors que mi panza estaba apunto de estallar.

Con 8 meses y medio y un embarazo de alto riesgo, no tenía permiso de viajar por mas de 2 horas, y él lo sabía, aún así él insistió en ir a México, a conocer la casa de Juan Gabriel en Ciudad Juarez, tomarse unos mojitos y bailar la quebradita. Todo para él era un Fuc#$/()=)(/ "$/& chiste.

Yo había alistado malestas y vestimenta para el frío otoño rumbo a Canadá, como el cambio de destino fue en Utha no me quedó otro remedio que emprender el viaje por el desierto de Nuevo México y luego Texas o sea atravesar el desierto vestida con un sweter con un cuello tortuga.

El viaje no fue de 8 horas como prometió inicialmente, si no de 18 horas. Al llegar a la frontera cruzamos y fue cuando sus amigos se enteraron del verdadero propósito del viaje (renovar otros 90 días como turista en U.S) Sus amigos vaticinaron que no me dejarían pasar de regreso y así fue.

En el puesto fronterizo, detuvieron la camioneta en la que viajabamos, me llevaron detenida por casi 2 horas y me sometieron a un terrible interrogatorio (un policia chicano y 4 americanos) para determinar mis verdaderos motivos para re ingresar a US. Fuí tratada hasta de prostituta por viajar con 4 tipos. No le deseo esa experiencia a nadie!

Mientras mi pareja no hacía nada para ayudarme. Al contrario minutos antes de que me llevaran detenida me pidió que negara toda relación con él pues éste "tenía antecedentes penales y era buscado como coyote y dijo que si lo delataba inmediatamente iría preso".

Yo entre mi desconcierto y el temor de que en realidad fuera preso, traté de negar que estaba relacionada con él, por lo tanto no podía solicitarle que se hiciera responsable de mi reingreso a U.S. Acto seguido me tiraron como a un perro del lado de Ciudad Juarez por supuesto.

EL ABANDONO:

Una hora y media después me encontré con él del otro lado de la carretara, me llevó a la estación de buses a petición de sus amigos y entre todos me compraron un pasaje a Monterrey, porque el pretendía simplemente dejarme allí, cuando subía al autobus, él prometió llegar a la Embajada de mi país el día siguiente cuando lograra conseguir más dinero, lo que por supuesto nunca ocurrió.

Durante el viaje de 12 horas vi pasar mi vida futura como una película, lo ví conociendo a su hija como de 3 o 4 años (imagen que no entendía) y lloraba sin parar, no podía creer que nos habían abandonado de una manera tan vil eso tenía que ser un error, él debía ir a mi encuentro.

Todo el camino Dios y el alma de mi madre difunta me protegieron, solo ángeles me salieron en el camino. Una chica con su bebé de 10 meses me acompañaron hasta Chiguagua, ella me compró comida, me ofreció posada si no conseguía ayuda en la Embajada y hasta me regló una medallita de la Virgencita de Guadalupe que aún conservo. Gracias Patricia!

Al llegar a Monterrey la Embajada de España me dió todo su respaldo, me enviaron de inmediato al médico para verificar que la bebé y yo estuvieramos bien, luego de 48 horas sin dormir, estaba bastante inflamada y con contracciones esporádicas. El doctor me dió 24 horas para salir del país, de lo contrario la bebé nacería en México, parto que el mismo siendo  propietario de la clínica estaba dispuesto a regalarme. Increíble! Verdad?

La Consul me informó que fue imposible de localizar al progenitor de mi bebé, fue cuando me dijo: A usted la han abandonado señorita! Debe llamar a sus familiares e informarle a alguien de su situación. Me dieron ha escoger 3 opciones:

  1.  24 horas mas en Monterrey y tratar de negociar mi re entrada a US con el Embajador de US. lo que no sonaba muy seguro. Ese día fue imposible porque era Labor Day y todo estaba cerrado.
  2. Intentar pedir ayuda en el Consulado General en DF y que me enviaran a España.
  3. O darme el efectivo y que yo tratara de llegar a mi destino más cercano Costa Rica. 

EL DESENLACE:

El síndrome de anidación pudo más que mi deseo de pelear con él, yo solo deseaba llegar a un sitio seguro para poder dar a luz, ver caras conocidas y mi única opción accesible era Costa Rica. El dinero no me alcanzaba para Venezuela, ni para España (tengo doble nacionalidad). Así que después de 12 horas mas de viaje por bus llegué al Distrito Federal - México.

En el camino me cuidó  un señor quien me trató como a una hija. Todo el mundo me compraba comida y bebidas para mi y la bebé, como te imaginaras, yo no tenía apetito y mis lágrimas no dejaban de brotar. Me imagino que lucía como la Sayona o la llorona preñada.

No hice drama, no estaba histérica, ni en pánico, sabía que debía mantenerme ecuánime y cuerda hasta al menos llegar a un puerto seguro. Pero les confiezo que fue un tanto aterrador llegar a al D.F. y ver tantos rostros extraños, fue una escena desoladora en medio de la multitud.

Una chica que vendía tortas de jamón se apiadó de mí y me ayudó a hacer todas las vueltas que tenía que hacer en D.F. A las 2 de la tarde logré subir a un avión hice en total 3 escalas a las 9 de las noche del 7 de septiembre de 2004 logré finalmente llegar a Costa Rica a salvo.

Mis amigos Randall Campos, Leda Montoya y Karen Brenes, me recibieron y ayudaron en Costa Rica, así como otros tantos que siempre nos dieron su mano y les estaré eternamente agradecida por ello.

Mi hermosa hija nació sana y salva en el hospital San Juan de Dios de la ciudad San José de Costa Rica, tres semanas después el 28 de septiembre de 2004. 

AÑOS MAS TARDE:

Y aunque ustedes no lo crean, el progenitor se apareció 4 años después reclamando derechos de paternidad pues le interesaba la nacionalidad costarricense y reconoció que él todo lo había planeado pues necesitaba que "su hija" tuviera otra nacionalidad para el poder uir de sus sus problemas legales en U.S y por negocios. En esa ocasión nos tocó escondernos y solicitar medidas de protección en su contra.

Nos localizó un año después en el 2009 y hasta amenazó con echarme a todo un Bufete de abogados "Tiburones" gente involucrada con la Presidencia de la República. Luego volvió a desaparecer.

Hasta septiembre de 2013, que estuvo llamando de nuevo, esta vez implorando clemencia, me dijo que su detective le había informado todo sobre nosotros y hasta me llamó "cariño" (casi me vomito).

Ya él sabe que perdió todos los derechos, hoy mi espectacular niña de 9 años tiene el apellido de Su Padre de crianza, mi esposo y ella se adoran. El es quien tiene la posesión notoria de estado y el derecho que le ha dado darle tanto amor desde hace ya 5 años.

El donante de esperma pretendía que le dieramos la oportunidad de verla, y hasta suplicó perdón pero no recordaba ni que edad tenía ella. Mi esposo, su padre real se negó a que él la viera. Tanto él como yo consideramos que es lo más sano para ella.

Un ser que no le importó si ella había comido estos años, no puede venir ahora a pedir derechos, ni clemencia. Nada bueno puede salir de ese ser sin alma y nuestro instinto de padres nos dice que debemos cuidarla de él. Cuando ella sea una adulta tendrá la opción de decidir si desea contactarlo o no.

De momento hemos cambiado nuestro número de teléfono otra vez, pero nunca dejamos de sentir cuando nos piensa, lo intuyo cuando está cerca y la niña también, nos persigue en sueños... de vez en cuando.

Mi hija no lo quiere, lo rechaza naturalmente tanto como él la rechazó a ella desde que estaba en mi vientre, no le he inculcado odio porque nadie debe tener esos sentimientos en su corazón, menos un niño, pero ella sabe todos los detalles sobre él tanto como tú. 

Siempre le he hablado con la verdad, es lo justo y lo más sano. 

Jamás permitiría que mi hija respetara y amara a quien no la ama, ni respeta a ella. 
Eso sería enseñarle a conformarse con migajas y dejarse agredir.

Si puedo darles un consejo después de haberles narrado todo esto es que, no importa que tan desesperada estés sigue tu intuición.

Yo me arrepiento de no haberme ido en avión en esa misma fecha, en vez de confiar en él y poner en riesgo mi vida y la de la bebé, nunca pensé que hubiese gente tan mala como él, aún así no me equivoqué al preferir intentar renovar el permiso, hubiese sido peor demandarlo o quedarme ilegal, sin duda me hubiese hecho la vida de cuadros. Hice lo correcto!

Hoy, mi hija y yo apesar del costo tenemos una vida plena y feliz al lado de un verdadero hombre, un maravilloso padre y esposo que Dios nos bendiga por muchos años.

Si estás en una situación similar mantente fiel a tus principios, a tu intuición, lucha por lo que consideres justo, protege a tu bebé por sobre todas las cosas y verás que Dios no te desamparará. Recuerda "los bebés siempre vienen con un bollito de pan debajo del brazo."

Todo saldrá bien.

Saludos.
Deleinma Trosca Rosmo. (Facebook)

@deleinmat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme tu comentario o apreciación. Recuerda que por la naturaleza de los hechos narrados se usan nombres ficticios. Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia. Deleinma ;)