Translate

martes, 4 de marzo de 2014

Sufriendo a Venezuela desde el extranjero.


Sufriendo a Venezuela desde el extranjero.

Hace poco leí en el muro de un “amigo” que no le permitía a ningún venezolano que estuviera en el extranjero llamarle Vago o Cobarde,  por no salir a pelear por su país. Lo cierto es, que mientras el postea lo mucho que se divierte leyendo un libro otros luchamos a nuestra manera.

Para muchos como él, los que tomamos la decisión emigrar, somos una especie de traidores, pero la verdad es que la mayoría de la sobreviviente clase media, está deseando o estudiando la posibilidad de irse del país.

Los que están allá, se quejan de lo mucho que sufren, y dan por hecho que los que nosotros no lo comprendemos porque nos estamos comiéndonos la papa pelada, pero no es así. Como lo comenté en otra entrada de éste blog emigrar es DURO.

No porque vivamos en un país extranjero donde hay seguridad y alimentos significa, que puedes disfrutarlos a sabiendas de que tus familiares y amigos la están pasando mal. 

Claro que hay gente indiferente que no les importa como estén, y los tienen allá son sus propios vecinos y sus gobernantes. Los vecinos que se cruzan de brazos y el gobierno que te quiere aguevoneado.

Los que vivimos en el extranjero nos enfermamos de estrés, sufrimos de ansiedad y depresión, hemos pasado semanas enteras con insomnio, quizás más que los que están allá, porque los que viven esa realidad están acostumbrados por feo que suene, pero los que estamos afuera tenemos otra perspectiva y sabemos que la tendencia a la escasez y a la violencia empeorará, cosa que algunos parece que no entienden aún.

Cada vez que hay una marcha, los que estamos afuera rezamos hasta lo que no sabemos para que no haya más detenidos, heridos y muertos, si sabemos de un familiar o amigo participando en una de ellas, sufres horas de angustia hasta que confirmar que están a salvo en sus casas y te retuerces de rabia deseando estar allá lanzando bombas molotov.
Te la pasas con temor de recibir en cualquier momento una noticia nefasta en tu celular.

Desde el extranjero no solo somos observadores, somos voceros de las terribles cosas que ocurren, y canalizamos nuestra impotencia organizándonos para pedir apoyo internacional y manifestándonos en las calles como se ha visto alrededor de todo el planeta. #SOSVenezuela.

Nos hemos convertido en reporteros ante las cámaras del mundo entero, y hemos hecho llegar por medio de redes sociales y medios de comunicación libres la verdad sobre lo que ocurre en nuestro país, hemos elevado una plegaria, solicitando paz para nuestra tierra  ante un Premio Nobel de la Paz como Don Oscar Arias,  firmando peticiones a la OEA, ONU, El Vaticano, yo misma he firmado varias peticiones de puño y letra.

Estamos lejos pero no distantes. Estamos más cerca que nunca.
@Deleinmat

Deleinma Trosca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme tu comentario o apreciación. Recuerda que por la naturaleza de los hechos narrados se usan nombres ficticios. Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia. Deleinma ;)