Translate

jueves, 5 de marzo de 2015

Una vida resiliente, cómo salir adelante en la adversidad.


Espero que esta historia te sirva de motivación.


Me casé virgen, tenía 20 años, mi esposo me violó durante la luna de miel,  las agresiones violentas se repitieron cada mes, durante 3 años, me contagió una enfermedad venérea y la última vez que me agredió físicamente lo hizo por 8 horas seguidas, sobreviví de milagro. Logré escaparme de la casa al día siguiente, pero lo más grave fue que durante esos años me quiso convencer de que yo estaba loca, que yo inventaba sus agresiones, yo debía ver y tocar mis moretones para convencerme a mí misma de que eran reales, casi me trastorna.

A los 21 años le di un hijo, durante el embarazo no dejó de agredirme, a horas de haber dado a luz me agredió en la clínica, pocos días después, me desgarró rompió la sutura vaginal, cuando me obligó a tener relaciones sexuales con él. Para colmo, en plena cuarentena desahuciaron a mi madre, mientras yo luchaba con una terrible infección en mis genitales, así sufrí la primera de tres depresiones post parto (una con cada hijo).

6 meses después ella murió abruptamente de un paro respiratorio, había pasado un año enferma, sufrió muchísimo, se complicó con mil cosas, ninguno de nosotros estaba preparado para su muerte solo tenía 44 años.
El divorcio no me liberó de mi agresor, durante 9 años seguí siendo acosada por mi ex esposo, hizo cosas como; cortar los frenos de mi carro, soltarle las tuercas a las llantas, intentar arrollarme con su auto, me acosaba constantemente, controlaba mis horas de llegada a la escuela del niño, se valió del régimen de visitas para verme y fastidiarme cada semana de cada año, eso sin contar la mala reputación que me creó con todo el que me conociera.

Tuvimos un total de 13 incursiones legales entre el divorcio y las múltiples demandas que él intentó para quitarme la custodia de nuestro hijo. 

4 años después del divorcio comencé otra relación que al principio parecía bonita, pero el muchacho tenía dependencia al alcohol y a las drogas. Traté de ayudarlo, no funcionó, y cuando quise dejarlo se volvió un hombre celoso y violento, casi me mata en dos ocasiones, primero trató de arrojarme por un guindo, y en otra me puso un revolver en la cabeza, en ambas salí ilesa, pero él decía que me prefería muerta que sin él, así que debí esconderme un par de meses, cambiar números de teléfono etc.

Con tanto estrés a la vuelta de unos años (tenía unos 26) me puse mal de los nervios después de eso y empecé a ir donde una psiquiatra, no lograba dormir a veces podía pasar días despierta, una vez logré estar 36 horas sin dormir. Podía pegarme la fiesta sin dormir día y noche y estaba enérgica, acelerada, y después caía en estados depresivos de días, donde no quería ver a nadie, también presenté trastornos de la alimentación, bulimia. Fue cuando me recetaron Prozac.  

Durante los 6 meses que tomé el Prozac, contra todo pronóstico me embaracé de mi nueva pareja, cuando vimos el ultrasonido encontraron el feto acéfalo, el médico se lo atribuyó al consumo de la fluoxetina, por lo que realizó un aborto terapéutico, increíblemente a los 40 días quedé embarazada nuevamente, en un único acto sexual, aún sangrando y con preservativos. Inmediatamente practicaron un segundo legrado (aborto) en menos de tres meses. Eso terminó por destruir esa relación.

A los 28 años me vi forzada a separarme de mi hijo ha sido una de la experiencia más dolorosa de mi vida, y es un dolor que ha permanecido durante los últimos 12 años. Una verdadera cruz.
1 año después, a mis 30 años, ya yo vivía en otro país y cometí la estupidez de quedarme sola en un bar, me topé a un conocido y sus amigos, creí que siendo una mujer madura nada me pasaría, pero adulteraron la bebida, fui violada por al menos por 2 tipos. No quiero dar más detalles al respecto. Nunca me atreví a denunciarlos por sentirme culpable por haber ido sola.

Meses después de esa agresión y antes de mis 31 años, conocí a un hombre encantador, soltero y buen partido, decidí que la vida continuaba aún así le llevó 6 meses convencerme de salir con él, al poco tiempo me enamoré perdidamente, en resumen puedo decirles que al poco tiempo ya estábamos planeando casarnos, fue un romance flash, me embaracé muy pronto yo realmente deseaba tener otro bebé con locura.

Me mudé con él a Estados Unidos enamorada y completamente engañada, todo lo que conocía de él resultó ser falso, todo era mentira, el no era soltero ni acomodado, Era un seudo mormón con varias mujeres que le aportaban a él, un vividor, sin dinero, divorciado varias veces, tenía al menos 2 hijos abandonados, pensiones alimentarias, antecedentes penales por agresión, era controlador, agresivo, posesivo y solo se había acercado a mí por interés.

Su identidad era falsa, su edad, su origen, sus títulos, y él estaba en riesgo conmigo porque lo había descubierto. A la semana 37 de embarazo me tendió una trampa, me llevó a la frontera mexicana y me abandonó allá, en Ciudad Juárez.

Yo debía ir a la frontera para renovar mi permiso de turista, él solo debía representarme como su mujer y se negó, por supuesto me negaron la entrada de vuelta a U. S, y él simplemente me dejó ahí. Todos coinciden en que eso fue planificado por él. Años después, lo admitió.
Logré viajar sin dinero hasta otro país, me tomó 4 días, ahí nació la bebita, pero no teníamos ni que ponernos, mucha gente nos ayudó, llegué a pasar hambre en un par de ocasiones y me levanté.

Cuando la niña tenía 4 años apareció el progenitor, no solo exigiendo derechos sobre la niña, también pretendía usar la nacionalidad de su hija biológica para erogarse derechos como si ella le perteneciera, y así conseguir evadir sus compromisos en U. S. Me negué obviamente, y por ello me demandó, aunque él no pudo salirse con la suya.

El año pasado, hace unos meses el sujeto estuvo llamando y pidiendo una "oportunidad" la cual se le negó. Descubrimos en Internet que años después de abandonarnos, él había realizado una gran estafa por lo que un tribunal lo condenó a pagar un millón de dólares, y además tiene una orden de arresto. No deseamos tener a ese delincuente cerca.
En resumen puedo agregar que es casi imposible para mi contabilizar las pérdidas físicas que he experimentado en mi vida en estos cuarenta y tantos.., conozco tantos difuntos como un funerario. En los últimos años han fallecido, tantos familiares y amigos que no los he contado porque me parece bizarro. Y porque tiendo a olvidar las cosas malas o al menos trato de no pensar en ellas.

En el plano emocional también he perdido a mucha gente que quise otras parejas que no vale la pena mencionar, y gente que creí amiga, que pensaba que me amaba, inclusive familiares muy cercanos que me defraudaron.

No voy gastar tiempo en contarles anécdotas de accidentes de tránsito, ni las tantas cosas materiales que he perdido. Mi vida siempre se caracterizó por situaciones atípicas. Como una montaña rusa tantas cosas malas como buenas. 
Siempre me ha servido de consuelo saber que al menos aburrida, NO ha sido, ja, ja, ja!
A los 38 ya había encontrado por fin al hombre de mi vida, Dios me compensó, es un excelente padre y compañero, reconoció a la niña como suya, nos ha brindado apoyo y protección durante 5 hermosos años. Y aunque nos casamos y hemos sido muy felices como pareja y familia también hemos superado juntos una gran cantidad de inconvenientes de todo tipo, entre ellos más defunciones, problemas  económicos, de salud en la familia y la llegada de nuestro hijo con necesidades especiales. Aunque al poco tiempo descubrimos con respecto al bebé, que él es nuestra más grande bendición.

Recientemente, mi hijo mayor y yo tuvimos una conversación nada grata sobre su padre, la cual terminó por distanciarnos casi por completo desde hace unos meses, sólo el tiempo dirá si lo recuperaré o no, esto es sólo una prueba más, pero de momento mi vida no puede seguir girando entorno al dolor, ni al pasado, gracias a eso y a un desajuste con los medicamentos, he pasado casi tres meses sumida en una depresión, pero debo seguir adelante. No es sencillo, pero mis otros dos hijos y esposo me necesitan física y mentalmente sana. 

Los psicólogos siempre se asombran de mi increíble resiliencia, sólo yo sé lo duro que ha sido levantarme una y otra vez, aún así tengo estos episodios depresivos, pesadillas, y sufro de hipervigilancia, alteraciones del sueño y malos hábitos alimenticios, aunque trato de controlar mi desequilibrio químico con medicamentos. Gracias a Dios cuento con mucho apoyo y grandes razones para salir adelante, ellos son mi fuerza.
Debes saber que durante todos estos años de lucha por mantenerme cuerda, he logrado sacar tres títulos universitarios, he aprendido varios oficios, creé mi propia empresa, y en el presente colaboro con distintas causas como ésta, ayudando mediante éste blog a otros que sufren de depresión y pasan momentos difíciles a levantarse. Mantener la mente ocupada es la mejor medicina.

Pero lo más importante es que nada, ni nadie ha impedido que deje de tener esperanza y fe en un futuro mejor, y esa fe es la que me ha permitido levantarme una y otra vez y ver que es cierto... Si se puede!

Cuando mas oscura está la noche, es justo cuando está a punto de amanecer.

Después de todo creo que todos merecemos una vida tranquila y feliz. 
Yo lucho, y lucharé por esa merecida felicidad cada día.

Espero que mi vida te sirva de ejemplo.
Atte.- Deleinma Troska



domingo, 1 de marzo de 2015

Ejemplo de una vida resiliente. Una telenovela de la vida real.

c¿Has escuchado alguna vez que si te sientes mal debes recordar que siempre hay alguien peor que vos? Pues una vez me sentí mal y conocí a Macarena, me narró su historia y me permitió compartirla con ustedes, a mí me pareció realmente impresionante. Espero les sirva de motivación.
Una serie de eventos desafortunados, así le llamó mi psicóloga a mi vida. Ella me explicaba que la mayoría de sus pacientes van a terapia por una de las cosas que me han ocurrido a mí, se asombra de mi resiliencia e insiste en que estoy muy bien para lo que me ha tocado sufrir, quizás conocer mi historia te motive a superar tu depresión o a entenderla mejor. Ya que la depresión, el trastorno bipolar y la hiper vigilancia por lo general tienen un detonante, en mi caso han habido muchos 21 episodios para ser exacta.

1.- A los 14 años nació mi hermana con Síndrome de Down, prácticamente perdí la atención de  mi madre, y yo tuve que luchar con mi sentimientos de culpa, el desarrollo [la adolescencia] y la negación.

2.- Empecé a sufrir de anorexia, dolores en el área abdominal derecha y fui tratada por psicólogo clínicos hasta los 19 años por dolores psico somáticos, porque supuestamente solo estaba siendo egoísta y tratando de "llamar la atención con dolores" hoy en día sufro los mismos dolores y se llama Síndrome del sistema digestivo irritable.


3.- A los 20 me casé con él y fui violada durante mi luna de miel, las agresiones violentas se repitieron cada mes, durante 3 años, en ese tiempo, intentó estrangularme, me aventó contra muebles y paredes, me violó en repetidas ocasiones, me pegó una enfermedad venérea y la última vez que me agredió físicamente lo hizo por 8 horas seguidas. 

Intentó convencerme de escribir una carta de suicidio y empujarme desde la azotea del edificio para acabar con mi vida, sobreviví de milagro, pero lo más grave fue que durante esos años casi me volvió loca.

4.- A los 21 años tuve mi primer hijo, ni el embarazo impidió que él me agrediera,  a horas de haber dado a luz me agredió en la clínica, estaba molesto porque lo habían echado del trabajo. Días después, me desgarró obligándome a tener relaciones sexuales con él, mi hijo tenía apenas unos días de nacido cuando desahuciaron a mi madre y yo luchaba con una terrible infección en mis genitales y mi primera depresión post parto.

5.- A los 22  perdí a mi madre, justo 6 meses después de haber nacido el bebé, ella murió abruptamente, había pasado un año enferma, sufrió muchísimo, se complicó con mil cosas, ninguno de nosotros estaba preparado para su muerte solo tenía 44 años. Mi hermana con Síndrome de Down tenía apenas 8 años.

6.- El divorcio no fue la solución, durante 8 años y medio luego de la separación seguí siendo acosada por mi ex esposo, hizo cosas como cortar los frenos de mi carro, soltarle las tuercas a las llantas, intentar arrollarme con su auto, me acosaba constantemente, controlaba mis horas de llegada a la escuela del niño y se valió del régimen de visitas para verme y fastidiarme cada semana de cada año, eso sin contar la mala reputación que me creó con todo el que me conociera. Tuvimos un total de 13 incursiones legales entre el divorcio y las múltiples demandas que él intentó para quitarme la custodia de nuestro hijo. 

7.- A los 24 y 
estando tan sola sobreviví esos 8 años como pude al acoso de mi ex, entre empleos cambiantes, fugases relaciones, y una familia desentendida del asunto, porque mi padre buscaba esposa, mis hermanos estaban en sus asuntos, y el resto no sumó, ni restó. Mi refugio fueron los amigos fiesteros, el alcohol, la fiesta y el baile sólo quería vivir lo que no me habían dejado antes. 
Mi hijo, mis ambiciones profesionales y mis principios, me salvaron de caer en prostitución o drogas aunque llegué tener más de una oferta.
8.- En esos 8 años tuve otras relaciones dolorosas porque yo seguía buscando mi príncipe azul. Tuve otra relación  muy tortuosa con un muchacho que tenía dependencia al alcohol y a las drogas. Me costó mucho cortar esa relación, estaba obsesionado, me perseguía por todos lados me acosó durante dos años. La gente se burlaba y decía que yo tenía imán para locos.

En una ocasión trató de arrojarme por un barranco (guindo) y en otra me puso un revolver en la cabeza, en ambas salí ilesa, pero él decía que me prefería muerta que sin él, así que debí esconderme un par de meses, cambiar números de teléfono etc. Fue una cuestión de supervivencia y sentido común dejarlo, también fue muy doloroso y desgastante porque intenté sacarlo de sus vicios pero no funcionó, yo tenía menos de 25 años. 
Obviamente era una conducta típica de la mujer acostumbrada a la agresión y a los círculos de violencia, pero no lo supe hasta muchos años después, cuando busqué ayuda, logré dejar mis malos hábitos y aprendí a quererme más.
9.- Con tanta locura y estrés me puse mal de los nervios después de eso y empecé a ir donde una psiquiatra, no lograba dormir a veces podía pasar días despierta, una vez logré estar 36 horas sin dormir. Podía pegarme la fiesta sin dormir día y noche y estaba enérgica, acelerada, y después caía en estados depresivos de días, donde no quería ver a nadie, también presenté trastornos de la alimentación, bulimia. Fue cuando me recetaron Fluoxetina. 

Me diagnosticaron Trastorno Bipolar. Diagnóstico que en el presente sostienen los médicos porque tengo un tío que lo es, pero no tengo todos los mismos síntomas en el presente.

10.- Durante los 6 meses que tomé el Prozac, contra todo pronóstico me embaracé de mi nueva pareja, cuando vimos el ultrasonido encontraron el feto acéfalo, el médico se lo atribuyó al consumo de la fluoxetina, por lo que realizó un aborto terapéutico, increíblemente a los 40 días quedé embarazada nuevamente, en un único acto sexual aún sangrando y con preservativos. Inmediatamente practicaron un segundo legrado (aborto) en menos de tres meses. 


Esto además de traumático fue físicamente muy doloroso, ni hablar de los sentimientos de culpabilidad por ser católica y de pecado que mi pareja me achacó como si fuese mi culpa. Luego de eso, dejé de tomar el tratamiento y mandé a la porra a mi novio por su falta de cojones.

11.- Después de 8 años de malos ratos y disgustos, de acoso y persecución, y 12 demandas, decidí irme del país con el niño, por supuesto su padre se opuso y amenazó con matarme no solo a mí sino a todo el que me ayudara. 


En el juicio, decidí ceder la custodia temporal y huir del país. El juez y mi familia, inclusive mi hijo de 9 años, me apoyaron en mi decisión, la vida del niño no corría peligro la mía sí. 

Sin embargo separarme de mi hijo ha sido una de la experiencia más dolorosa de mi vida, y es un dolor que ha permanecido durante los últimos 12 años. Una verdadera cruz.

12.- 1 año después, a mis 30 años ya yo vivía en otro país y trataba de recuperarme de mi manía persecutoria, trataba de aprender a sobrevivir sin mi hijo, pasaba por una terrible depresión, me fui a tomar unas copas con compañeras de la universidad para distraerme, pero ellas se fueron y yo quería seguir la fiesta, así que cometí la estupidez de quedarme con un conocido y sus amigos, luego fuimos a una casa a buscar más alcohol, adulteraron la bebida y esta vez si fui violada por 2. Recuerdo solo fragmentos pero me he conseguido en varias ocasiones a uno de mis agresores en la calle. Cada vez que me ocurre me he quedado muda, sudo, me aterro. No quiero dar mas detalles al respecto. Nunca me atreví a denunciarlos.

13.- 6 meses después de esa agresión y antes de 31 años aproximadamente, conocí a un chico adorable, le llevó 6 meses convencerme de salir con él, luego me enamoré perdidamente, en resumen puedo decirles que fue un romance flash, me embaracé de una mentira.


Me mudé con él a Estados Unidos, y resultó ser un mormón con varias mujeres, hijos abandonados, pensiones alimentarias, antecedentes penales por agresión, controlador, posesivo y un estafador. Su identidad estaba en riesgo conmigo porque lo había amenazado, y a la semana 37 de embarazo me tendió una trampa, llevó a la frontera mexicana y me abandonó allá.


Me abandonó como un perro en Ciudad Juárez. Yo debía ir a la frontera para renovar mi permiso de turista, solo debía representarme como su mujer y se negó, me dijo que lo buscaba el FBI y que no podía ir a la oficina de inmigración conmigo, por eso me dejaron del otro lado, ¿quién dejaría entrar a los EEUU a alguien apunto de parir, sin un responsable?, y él sólo se dio media vuelta y se fue. Todos coinciden en que eso fue planificado por él. Años después lo admitió.

Tuve que viajar 4 días hasta llegar un país seguro, llegué con lo que tenía puesto. Mi ex esposo me arrebató todo lo material cuando lo dejé, y era la segunda vez que perdía todo lo que poseía hasta mi ropa, al menos esta vez salvé a la bebé pues la llevaba en el vientre. Era un embarazo de alto riesgo, mi vida y la de la bebé estuvieron en peligro, un milagro quiso que llegáramos bien. Obviamente sufrí una terrible depresión post parto que debí superar sin medicamentos para poderle dar de mamar.

14.- Los primeros 4 años fueron bastante duros, en ocasiones llegué a pasar hambre, pero por suerte siempre salía un ángel a ayudarnos y nos regalaban ropa, comida, me ayudaban a conseguir empleos decentes.

Fue duro traer al mundo a la niña sola, parir sin anestesia en un hospital público, sin familia y llegar a un país extranjero donde no tenía casa, ni que ponernos, pero mil ángeles nos ayudaron. lo más duro fue sobreponerme al abandono. Nunca lo vi venir. 

15.- Cuando la niña tenía 4 años apareció (el donante de esperma) su padre biológico, no solo exigiendo derechos sobre la niña, sino sobre mí, vino al país extranjero donde residimos, alquiló un apartamento para obligarme a vivir con él y su familia, luego de usar la nacionalidad de su hija biológica para erogarse derechos como si ella le perteneciera y así conseguir evitar la deportación. Me negué obviamente,y por ello me demandó.

       Tuve que esconderme una vez más para evitar que una sujeto que había demostrado ningún interés por su hija, sacara provecho legal de ella. No iba a sublevarme a otro régimen de visitas tortuoso y a compartir a la niña con alguien que resultó tener antecedentes penales. Lo descubrí en Internet luego de abandonarnos realizó una gran estafa en su país natal, debe medio millón de dólares, y la deuda crece semanalmente, además tiene una orden de arresto.

16.- No puedo contabilizar la cantidad de pérdidas que he experimentado en mi vida en estos cuarenta y tantos.., conozco tantos difuntos como un funerario. En los últimos años han fallecido, tantos familiares y amigos que no los he contado porque me parece bizarro. En el plano emocional también he perdido a mucha gente que creí amiga, que pensaba que me amaba, amigas, tías y un hermano a quienes dejé de tratar por malos.

17- No voy  gastar tiempo en contarles anécdotas de accidentes de tránsito, y otras ocasiones de riesgo tengo una colección. Mi vida siempre se caracterizó por situaciones atípicas.
No todo ha sido malo. Cuando la niña (mi hija), estaba por cumplir 6 años entró a nuestra vida alguien maravilloso, él es más jóven que yo, pero nos amamos muchísimo, gracias a Dios porque no solo la reconoció y se convirtió en su padre, si nos protegió. 
18.- Siendo su pareja tuve que hacerme una dolorosa cirugía por una displacia moderada que padecía, él me cuidó.

19.- Al unirse a mí, sentí que le traspasé mi mala suerte o karma, apenas empezamos a salir perdió a su abuela, luego a su abuelo, sufrió otro desprendimiento de retina, lo han asaltado dos veces, perdió el carro, un empleo... Aunque el dice que yo no tuve nada que ver en eso. Y que solo felicidad le hemos dado.

20.- Convivimos unos años cuando por fin decidimos casarnos deseábamos con locura un bebé, yo ya contaba con 40 años, y a pesar de lo mucho que recé para que mi niño fuera sano, mi bebé nació una discapacidad. Aunque él está super bien ahora, y todos colaboramos con su desarrollo, yo sigo delicada de mi salud mental, sufrí una seria depresión post parto la 3era, y llegué inclusive a tener un episodio maniacal el cual me asustó mucho, y ahora soy más propensa a deprimirme aunque tomo mis medicamentos regularmente.

21.- Mi hijo mayor finalmente se distanció de mi, estuvimos en contacto esporádico durante 12 años, pero muy cariñoso. 

Una noche el año pasado chateábamos y salió el tema de su padre y le conté lo mismo que a ustedes, el manifestó su amor, idolatría y respeto por su padre, mi agresor, después de eso lo fui perdiendo, y hoy en día me ignora por completo. Facebook es el único medio de contacto, es decir, el publica fotos y yo las veo, le doy like y hasta ahí llega, no hay feedback.

Durante todos estos años, las depresiones mas fuertes fueron las que cité, ojalá no hubiesen sido tantas, tantos años en estrés total terminaron por debilitar mi salud mental. La cual creí muy fuerte por no haberme vuelto loca con lo anterior. No obstante en mi mente había un capítulo pendiente...

      Había esperado 22 años, para tener esa conversación con mi hijo, lo que detonó su distanciamiento y mi recaída estrepitosa. Creí que era justo que él supiera mi versión, saber si él se sentía abandonado, si me guardaba rencor, si recordaba por qué me fui, cuando el más pequeño me preguntó siempre le dije que era muy niño para decirle la verdad, y ahora que es un adulto joven, y tocar la imagen de su papá fue peor de lo que imagine. A pesar de estar consciente de que su padre es lo que es, lo prefirió a él. El niño dulce que dejé, desapareció.

Ya no tengo otra opción que cerrar el capítulo. No es justo para mí, ni para los que me aman seguir sufriendo por ese pasado, máxime si no puedo hacer nada para cambiarlo. En el momento en él que se quedó con su papá sabía que esta era una posibilidad, 12 años bajo su influencia dejaron sus secuelas, y terminé por perderlo definitivamente. Mi padre dice que mi hijo es igual de agresor que su progenitor, a veces me pregunto si tendrá razón. De cualquier forma no puedo seguir sufriendo por él.

Por eso le conté a Deleinma mi historia, tenemos muchas cosas en común, yo estoy tratando de superar mi actual estado depresivo con su ayuda y la de mi familia...

Trato de acostumbrarme a la ausencia de mi hijo en vida, ésta vez es por su elección, lo que lo hace mas duro, parir un hijo y ser invisible para él es terriblemente doloroso para una madre. Pero esto también lo superaré. 

La vida no deja ocurrir y siguen pasando cosas malas y buenas, ahorita estamos temporalmente sin empleo las cosas están duras por aquí por España, seguimos sin carro, en el país natal de mis abuelos están a punto de guerra civil, en la familia han habido separaciones, enfermedades, nuevos negocios, en fin la vida sigue...


Por lo menos ahora tengo un hogar normal con un hombre amoroso y unos niños fabulosos que me dan mucha felicidad y orgullo. Agarrarme de las cosas buenas siempre mas ha ayudado a salir a flote.

 Y tengo miles de historias buenas que contar, no todo en mi vida fue adversidad, tan bizarra como fabulosa, he logrado y vivido cosas increíbles, solo que en el momento uno no se da cuenta.
Por lo general la vida es aquello que pasas mientras estás haciendo planes, pensando en el pasado o quejándote, yo quiero vivir el aquí y el ahora y ser feliz.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las consecuencias médicas de las experiencias traumáticas y estrés prolongado:
 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En este momento ya con 40 y tantos años me siento exhausta psicológicamente, emocional y hasta físicamente pero sé que debo seguir adelante y levantarme las veces que sean necesarias porque deseo vivir muchos años.

No obstante, no es tan sencillo, las secuelas de tantos golpes causaron estragos químicos por todas las 21 razones anteriores mis psicólogos creen que no sufro de bipolaridad sino de depresión con síntomas de hipervigilancia (ya que no manifiesto picos de euforia)demasiados traumas del pasado.


 Ser hiper vigilante me tiene en alerta, hace que sea muy sensible, que le tema al futuro, que me altere con facilidad, que algunas cosas me generen mucha ansiedad, y que sufra de insomnio crónico. ( Nota: Si de casualidad tienes alguno de estos síntomas debes consultar a un médico) 

La depresión por su parte es al revés me provoca dormir todo el día, aislarme no ver a nadie, pierdo el interés por todo lo que me gusta, afloran mis temores, baja mi auto estima, mi fe, de siento mal físicamente, dolor de cabeza, muscular, irritabilidad, en fin una larga lista de síntomas desagradables que preferiría no padecer, pero que me controlan cuando la depresión se apodera de mi. Aquí en mi blog encontrarás tips para levantarte en las crisis depresivas. Pero necesitarás medicamentos has que te vea un profesional.


Trato de seguir la ley de la atracción, tener pensamientos positivos, dejar el pasado atrás, perdonarme, y si no logro perdonar a los que me hicieron tanto daño al menos trato de evitar todo tipo de mal deseo para no ensuciar mi alma. Gracias a Dios cuento con mucho apoyo.

Todo golpe o adversidad tiene algo positivo si te empeñas en verlo. Ya no me importa el que dirán, o caerle bien a la gente vivo mi vida procurando hacer las cosas que me hacen feliz a mí y a los que amo, siempre respetando a los demás.

He decretado que la mala racha se terminó, mi vida será más feliz que infeliz, porque soy una buena persona, me lo merezco y los que están conmigo también, por ende me esperan más del doble de mis años de mucha felicidad. 

Espero que esto les sirva de ejemplo de una vida resiliente, no importa cuan oscura se ponga la noche siempre, siempre vuelve a amanecer aunque a veces lo dudemos. No pierdan la fe

Gracias por leer mi historia.
Macarena.


NotaAl día siguiente de escribir esta entrada de blog de nuestra colaboradora Macarena, Nos contó que su esposo consiguió un empleo mucho mejor que el anterior, que pronto comprarán el carro con un dinero que les debían, y que ella se siente mucho mejor.