Translate

jueves, 26 de julio de 2018

El maldito qué dirán arruinó mi vida.

Si fuiste criada a la antigua en función del MALDITO QUÉ DIRÁN, entenderás este puto artículo.


Resulta que en la Venezuela de los 90´s y décadas anteriores, TODO el mundo se regía por la regla del Qué Dirán.

Una sociedad vacía, hedonista, cuyos principios eran de la boca para afuera, en el fondo esa misma sociedad fue la que se cagó en ese país, gracias a la famosa viveza criolla.

Todavía hay gente que en su pobreza interior, viven hablando de un pasado glorioso y suelen citar con una frase muy típica: RECORDAR ES VIVIR.

A mi me suena patético, porque siempre creo que lo mejor está por venir pero para ELLOS  fue lo mejor que tuvieron, lo mejor de sus vidas, para mí esa época de soltera con mis padres, fue una auténtica pesadilla, soy una HSP (Highly Sensitive Person), por lo que realmente nunca me he sentido como las demás personas que me rodean. Pero mi madre a pesar de su desarrollada intuición para sus alumnos nunca se dió cuenta ni de los problemas, ni de las necesidades de su hija. Sólo la juzgó. Me trataba siempre de tonta si lloraba, me pegaba si me asustaba me pegaba, si me caía pegaba, también me pegaba.

El maldito qué dirán siempre me ha importado una mierda. Aunque la crítica me golpea por un asunto de perfeccionismo, por mi puto Super Yo, que me juzga peor que nadie. Experta en auto agresión sicológica, decidí parar ésta tortura contándolo. A ver si dejando salir mi verdad se me alivia tanto malestar en alma.

Cuando no eres querido por tus padres, se genera en ti una inseguridad increíble dudas de ti mismo constantemente. No importa cuan inteligente seas, si tus emociones te dominan no puedes ser exitoso, Y yo me la he pasado luchando contra la depresión desde hace de 25 años.

Mi madre se expresaba tan feo de mí, lo gafa, bruta, tonta, necia, que era... Que solía pensar, Wow! Si mi madre piensa eso de mí, qué quedará para los demás? Cuando tienes una madre agresiva pasiva que descarga todas sus frustraciones contigo pero no la confrontas porque la amas, y jamás entendiste por qué ella a ti, no, creeme, que las críticas y el dolor que otros te quieran infringir es nada.

No hay nada peor que una madre tóxica. Y el donante esperma no mejor, sólo era un espejismo, él no era otra cosa que un patán con disfraz de papá proveedor abnegado.

A los ojos de todo el mundo eran un matrimonio feliz, y ellos a su manera lo eran, mi madre amaba a su patán, salada, a ella le gustaban así.

A mí NO, y lo hice saber desde niña, siempre fue feminista, nací así, en la fachada éramos tan lindos, una familia tan linda y amorosa, pero sólo en la fachada porque yo deseaba salir corriendo de esa casa. En 20 años a mi madre sólo le preocupó que mi himen llegara intacto a la noche de bodas.

Irónicamente, los alumnos de mi madre aún hoy, la recuerdan como la maestra más cariñosa, dulce, yo sólo disfruté de ese cariño como espectadora.

Mamá me reclamó siempre que mi papá no le daba cariño a mis hermanos, por MI CULPA. Y en consecuencia ella NO tenía que darme cariño a mí, me decía siempre PÍDESELO tu papá, que TODO te lo da a ti y no a los demás.

Mi padre nunca disimuló su preferencia por mí, lo que el resto de la familia confunde con creerme una hija amada y favorecida por el patriarca pero la realidad es muy distinta. Mi padre siempre estuvo ausente, y cuando aparece o escribe es para hacer una oda a si mismo.

Un papá que te da cuatro migajas de atención al año y no se preocupa ni siquiera por tu salud, no es papá, no es un padre le queda grande el título. A él le parecía muy divertido Bromar con decir ¿Será que uno se puede divorciar de los hijos?
Hoy soy yo la que no usa su apellido.

Aunque tuve la "suerte" de que el señor me diera "más" que a los otros 3, nada llena el vació que dejó en años de ausencia justificada por su "trabajo". Siempre estaba trabajando, jamás para nosotros, excepto si eran las 2 semanas al año que íbamos de vacaciones. Para mí eran los días más felices del año podía ver a papá. El me daba cariño a veces, ambos fueron muy secos. Mi madre recuerdo que me abrazó sólo 3 veces. En mi nefastas primeras nupcias, y dos veces antes de morir.

El resto, toda la vida fue fría y distante conmigo, hasta se negaba a tomarme de la mano, a mis hermanos menores si los supo consentir, yo no recibí afecto de su parte nunca. Después de que murió una vecina me dijo que yo era su orgullo, ja, ja. lo mismo dicen que hace mi padre, pajuos, de qué sirve que se lo digan a otros menos a la persona que "aman".
Sólo recuerdo en 22 años haber escribido 3 abrazos de mi madre,
dos me los dió antes de morir.


Todo giraba en función de lo que los demás opinaran. Al menos en mi crianza machista retrógrada fue una tortura.

Nací evolucionada, nada de lo que me decían que eran mis obligaciones por tener vagina, me parecían lógicas, yo era la cachifa de la casa, la enorme casa que tenía que limpiar cada maldito sábado. Porque TODO tenía que estar impecable.

Mi padre le exigió a mi madre que NO contratará empleadas ella tenía que hacer todo sola, si es que quería trabajar. Ella era una tipa con potencial pero mi abuelo no la dejó ir a la Universidad. Mi madre se crió con mi papá desde muy niña se casó y largó y el otro carajo fue el que le dijo cómo era el mundo.  En ese mundo de perfección, yo vine a convertirme en la cachifa, la que limpiaba para que mi mamá trabajara. Para ella poder darnos un lujo extra como comprar ropa de moda.

Por supuesto, por el qué dirán. Me criaron con a una muñeca de porcelana, modelaje y manequin, etiqueta y protocolo, cultura general, arte, música, pintura, gimnasios...

Pero cuando llegaba con un examen donde me había sacado un 100% y se lo enseñaba a mi mamá, ella se encogía de los hombros y decía, que novedad. Era mi obligación ser perfecta, nunca hubo otra opción.

Tengo tantos malos recuerdos de ella que mejor lo dejo hasta aquí. Para no estropear su imagen la haría revolcarse en la tumban... Ya saben el qué dirán.

Lo peor que me hizo fue escogerme el marido, básicamente mi esposo fue de su elección, era exactamente lo que ella deseaba y esperaba para su hija, un tipo digno de su abolengo familiar, palabras de mi padre...

Y eso era vital, que fuera Psicópata no era relevante, ya nos habíamos comprometido tarjetas de boda mandadas a hacer, y fue cuando mis suegros, hablaron con mis padres y les explicaron a ambos que el tipo con el que me iban a casar era su hijo y un psicópata que había intentado matarlos un par de veces, una agresión reciente en un hotel capitalino y en otra ocasión quiso incendiar la casa. Detalles que no supe hasta que me divorcié, mi papá me lo dijo como algo casual, ellos nos dijeron algo pero tu mamá decía que eran exageraciones bla, bla.

Pero imagínense suspender una boda que estaba costando millones, ¿Qué diría la gente? Mamá misma me dijo Pobrecito ese muchacho, cómo son tan malos de levantarle ese falso... pero ella le restó toda importancia a semejante advertencia. Yo tenía que casarme virgen como sea. Según ella yo iba a salir Puta, como mi tía y cualquier muchacha que se embarazara soltera. Me amenazó mil veces, que si le llegaba a la casa con una panza ME MATABA.



















Cuando me consiguió besandome con un novio me dijo que estaba muerta para ella, me dejó de hablar durante meses e hizo que ese día mi padre me golpeara hasta partirme la boca.

Yo estaba loca de salir de mi casa, para poder respirar, ir de fiesta y no tener que irme a as 12 cual cenicienta, tenía 20 años quería saber qué era el sexo, fue presa fácil de sádico que detectó tanta inocencia.

Y quienes estaban para cuidarme me llevaron a casarme con él, la excusa de mi difunta madre supuestamente fue, que de igual forma me hubiera fugado,

Mi instinto me decía que No debía casarme, pero la necesidad de salir lo olvidé, me casé a pesar de que tuve el instinto de salir corriendo de la iglesia.

Maldigo a veces ese recuerdo, porque lo supe en el altar, tenía que haber huído, pero les tenía PÁNICO.

No sólo le temía a él, le temía más a mis padres, al destierro, a la golpiza, si lo hubiera hecho me hubieran golpeado, encerrado en un manicomio, en su defecto me hubiera muerto para mí madre.










Mi madre y yo nunca fuimos cercanas, ella si me contaba toda las cosas que según ella sufría por su familia, pero de su hija nunca supo nada, me tragué los abusos sexuales, de todos modos ella misma me enseñó a hacer caso omiso de un familiar asqueroso que nos acosaba a ambas, pero había que hacerlo por el bien de la "familia, y el maldito qué dirán.

Inclusive tuvo las bolas de invitar a uno de mis agresores sexuales a mi boda. Esa fue mi madre. Lo irónico es que la idolatran todos como una santa.

Para el momento de mi boda, yo le temía tanto al sexo, que cuando empecé a excitarme con mi futuro esposo regresaron los Flashbacks del chico mayor de edad que me había tocado todas mis partes intimas mientras estaba paralizada del pánico en una cama donde "dormía", mi linda madre me dejó al cuido de su amiga con el hijito enfermo.

10 años después cuando me iba a casar y tenía pesadillas con el asqueroso Julio Robles. A ella sólo le preocupó saber, si el tipo me había penetrado.

Hasta me hizo pasar por la humillación de comprobar mi virginidad con un ginecólogo.

La rabia de mi madre era cómo ella iba a explicarle a su amiga la Difunta Julieta, cómo era que su hijo no podía ir a MI boda.

¿Qué le voy a decir a mi amiga fulana para que no puede traer a su hijo? Me llamó estúpida, ridícula, gafa, de todo me dijo la muy hija de puta.

Mi mamá me hizo esa mierda. Mi boda como todas mis fiestas fue hecha para ellos, a su gusto, mi vestido de novia, los invitados todo...

Claro de alguna forma siempre se las arreglaron para decir que todo se compró para complacerme a mí.







Mi madre me detestaba. Y hasta me hizo mala esposa cuando escapé dejé a la bestia. Mi propia madre me dijo que NO la molestara con mis problemas matrimoniales, y que nunca más llamar a su casa por una discusión con mi marido, la siguiente y última vez que lo intenté enseguida se puso de parte del loco.

No fue hasta un año después que ella murió que saqué el coraje de abandonar al salvaje de mi ex esposo. La tortura duró 3 años de infierno, y 9 años en cortes judiciales peleando por la custodia del niño.


He pasado más de 25 años luchando contra la depresión.
El psicópata me hizo la vida de cuadros durante más de una década, y nunca tuve el apoyo ni de mi padre ni de mis hermanos. Esa es la masculina familia que me tocó. En mí familia todavía son machistas hasta la médula, irrespetuoso con las mujeres, porque es parte de su cultura macho men. Y así los acepté y los idolatría durante TODA mi vida.

Pasaron muchos años, más de los que puedo recordar, en algún momento de la vida olvidé que mi padre y mi madre, recibieron esa advertencia, sabían que me estaban entregando a una persona con una enfermedad mental, pero lo cierto fue que Yo no supe la historia completa hasta hace dos años.

Mi papá una vez más lo contó, con pelos y señales. Como si eso no me hubiera destrozado la vida. Tu sabes tipo tranquilo casual "Pobrecita que mala suerte hasta tenido hija es que a ti te ha pasado de todo".

Hoy le respondo Sí papá, en especial NO tener padres amorosos, responsables, que me dieran autoestima, cariño, soporte emocional. 

La última vez que vi a mi padre, quería que le trabajara de nuevo por cuatro lochas, llegó juzgando como siempre, mi aspecto, mi casa, mi performace, la forma en que crío a mis hijos, como atiendo a mi marido etc... Acostumbrado siempre a decirle a otros cómo vivir con rectitud mientras el rompe cada una de las reglas elementales.

Pero hoy que tengo una hija adolescente no puedo entender cómo fueron capaces de ignorar semejante detalle. Como se lo dije a mi hija, si algún día llegan tus suegros a decirme que tu pareja es un PSICÓPATA que intentó matarlos, sobre mi cadaver la dejaría casarse.

Para ese par de pendejos, fue más importante el MALDITO QUÉ DIRÁN.


Ahora entienden ¿por qué me sabe a mierda lo que alguien diga de mí?

Por cierto, cada vez que decía una grosería me golpeaban en la boca por eso hoy digo todas las malditas palabras malas que me salgan del forro del culo.

Y no les gustan mis expresiones, me vale. No lean.
Todas las historias tienen al menos 2 versiones de ahora en adelante, esa fachada de papis lindos no más. NO es lo que recuerdo. No es mi realidad.

Si eres un familiar mío, y no estás de acuerdo con mi blog personal, hazme el favor de bloquearme, no quiero defensores de mis agresores en mi muro, mi celular, no quiero que me mencionen al señor, no lo quiero ver ni en fotos. Pasé toda mi vida sintiéndome poca cosa, culpable, y responsable de todo, me he sentí miserable durante años hasta me llamaron PUTA siendo virgen.



Destruyeron mi vida, yo era una niña. 
Me aislaron de todo conocimiento sexual, no tenía idea de la vida, yo jugué con mis muñecas hasta los 18 para que no se burlaran de mí. Antes de la boda mamá me dió un Sabio consejo, Puta en la Cama Dama en la calle, el maldito papel me daba derecho a tener una vida sexual.

Felicidades mamá, cumpliste tu misión en la vida me casaste virgen y después de dejaste morir y nos abandonaste a todos. Cool!


Rencor sí, muchísimo, dolor el más profundo. Perdón, no sé quizás.


Al menos decir la verdad sobre ellos me hace sentir como después de vomitar, es asqueroso, una experiencia espantosa, pero peor es tragarse el vómito el resto de tu vida por el MALDITO QUÉ DIRÁN.


Esta es la razón principal por la que no quiero saber de mi padre, después de recordar eso, upps, se le salió que mi madre NO era virgen, y dijo cosas peores de la difunta que no voy a repetir aquí por respeto a mis hermanos. Pero el sujeto actuó como lo psicópata narcisista, se dedicó por horas a culpar a mi madre y después a mi abuelo paterno de cuanta porquería se acordó.

Para finalizar me Prohibió preguntarle a ningún miembro de la familia, al respecto, pasé casi un año o más tratando de descifrar que fue toda aquella porquería que mi padre dijo sobre mi madre y mi abuelo. Me prohibió mencionarlo en mis blogs, o en las redes sociales. 

Por supuesto a él, sólo le sigue importando MÁS el MALDITO QUÉ DIRÁN.

Y así que a ti, te dedico ésta entrada dulce papi.
Deleinma.




Mi Resiliencia forma parte de la plataforma de contenido www.madeleinecasmo.com - Content Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme tu comentario o apreciación. Recuerda que por la naturaleza de los hechos narrados se usan nombres ficticios. Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia. Deleinma ;)